Prensa Para Artistas

Y la Peña explotó

c_630_400_16777215_00_images_20160319_penafusion-01.jpg

La primera edición de la PeñaFusión fue una explosión de ritmos regionales y viejos (y no tan viejos) clásicos del rock, en un ambiente festivo que unió la energía de las peñas folklóricas con la adrenalina de sus versiones universitarias. La próxima se viene el jueves 31 de marzo, con Los Menchos del Chamamé, Sonido Ancestral y el anfitrión, Joselo Schuap. Siempre puntal a las 22 Hs. en Juana´s Club&Lounge.

Como no podía ser de otra manera, el ciclo PeñaFusión tuvo su bautismo de fuego en manos de su mentor. Así, Joselo Schuap, acompañado de Maka Zequeira, Jonathan Bombage, David Nanio y Neco Swidersky, arremetió con una furiosa versión de KM 11, que fue festejada por una audiencia que se acercó puntualmente a esta propuesta renovadora para la noche posadeña. Luego de una breve selección de canciones (tale es el acertado formato elegido: sets cortos y contundentes intercalados por la calidad en las bandejas de Nikhy Salazar, el DJ que desde los 80s empapó los oídos de varias generaciones con su calidad para seleccionar música bailable. Y cómo arrancó la música? Se preguntarán algunos: “Toda la noche hasta que salga el sol”, de los míticos Orions, pero en versión remozada. Espectacular.

 

c_186_124_16777215_00_images_20160319_penafusion-04.jpg c_186_124_16777215_00_images_20160319_penafusion-02.jpg c_186_124_16777215_00_images_20160319_penafusion-05.jpg

Al toque llegó La Ponzoña, una banda que, fiel a su nombre, engaña al público arremetiendo con un chamamé más correntino que un yacaré para caer, sin preámbulos ni concesiones, en una cueca cuyana filosa como cuchillo de gaucho matrero. En el medio, unas chacareras que, ya que estamos en la onda “fusión”, poco tienen que envidiarle a la rispidez del punk.

Siguiendo con las comparaciones con el rock (porque por momentos la adrenalinda –muchas chicas bonitas se dejaron ver en el lugar- se asemejó a la de un recital de rock), fue el turno de Chingoli Bofill, heredero del gran Don Mario, el “Bob Dylan mesopotámico”, con sus renovadas versiones de los clásicos chamameseros de siempre. Si Los Nuñez le dieron al chamamé un vendaval de intensidad, Chingoli Bofill lo llenó de sex appeal, y eso quedó evidenciado con el fanatismo que le profesa su público, mayoritariamente femenino, claro está.

Así se sucedieron las entradas de los artistas, y entre cada una Nikhy los abrazaba desde lo alto con su andanada de éxitos. Para la próxima edición (el jueves 31 de marzo), se vienen Los Menchos del Chamamé, Sonido Ancestral y, claro está, una vez más Joselo Schuap, el padre de la criatura.

Sábado, 25 de Marzo de 2017

Seguinos en Facebook!

594886
Hoy
Esta semana
Este mes
Todos
55
5843
25062
594886

IP: 54.166.107.51
Servidor: 2017-03-25 02:50:17