Prensa Para Artistas

Flavio Bogado: El caballero de la noche

c_630_400_16777215_00_images_2017_IMG_2886.jpg

Con más de 30 años como testigo del pulso nocturno de la ciudad, el DJ y productor apunta a devolverle a la ciudad una de sus gemas perdidas. Desde el próximo sábado, UMMA, el espacio sobre la Av. Maipú casi Uruguay, hará que la noche posadeña vuelva a tener un BOLICHE.

Aunque a diferencia de Bruce Wayne (y la mayoría de sus colegas DJs), Flavio nunca uso pseudónimos rutilantes, el título de esta entrevista no es tan descabellado. Su Baticueva es un castillo negro en una zona apartada del centro y, a juzgar por el clima de las últimas semanas, Posadas (amén de uno que otro Guasón) no está lejos de parecerse a Ciudad Gótica. Además, pocas personas pueden opinar de la noche local como este personaje que a los quince años, en 1980, se compró el disco The Game (de Queen) y decidió que la música sería su motor y medio de vida. Lo de Caballero suena más coherente aún. Siempre añejado de todo tipo de polémicas y con la brújula firme apuntando a brindar horas de diversión bajo un techo de luces, Flavio transita su cuarta década produciendo eventos bailables con responsabilidad para el regocijo de varias generaciones que, cada fin de semana, se dejan llevar por la música y los destellos de una disco ball.

 

El próximo sábado 10 se producirá la apertura oficial de los Sábados de UMMA. Con el recuerdo de Power siempre en la memoria y hoy con la Metro como único exponente de ese fenómeno que históricamente caracterizó a Posadas como una ciudad netamente bolichera (en detrimento de la cultura de bares que poseen otras capitales), incluso un tipo como Flavio se pregunta qué es lo que sucedió. “No sé si fue la situación económica o si el hecho de que varios bares mutaron en discoteca (como Nature, que de bar con mesas de pin pong y pool se convirtió en Mentecato y mutó en discoteca), pero la noche se atomizó en varias pistas de baile más pequeñas, una movida que se resume casi en su totalidad al circuito de la Costanera”, explica quien creció como DJ profesional en la época en que salir a bailar en Posadas implicaba un crudo análisis de a qué lugar ir.  A saber: Power, Temis, Alliage (I y II), Small World, El Ángel, Zoser, NewFace, PicaPau, Octavio, Barcelona y varios más, fueron los points para elegir en los dorados 80s y 90s. Definitivamente, con el correr de los años Posadas perdió el brillo nocturno, y eso es lo que ahora se trata de iluminar.

 

¿Qué hace que un empresario con experiencia apueste a un emprendimiento que apunta a algo que la sociedad parecería haber dado la espalda? Para Flavio, el año que lleva de vida este espacio en cuestión y por el que han desfilado artistas tan variados como Las Pelotas, La Beriso, No Te Va Gustar, DJs internacionales, Armandinho, Vilma Palma, la selección del Made for Music de Budweiser, fiestas de fin de año y varios eventos más, es una garantía de que todo fluirá de la manera mejor. “Todo lo que hicimos en UMMA ha funcionado”, explica sentado tomando mate en uno de los tantos livings del lugar. “Tenemos capacidad para un gran escenario y dos mil personas. Es un gran lugar para todo tipo de espectáculos. Un micro estadio que se puede convertir en sala de teatro y también hay espacios para ubicar público menor de edad o sectores VIP. El lugar tiene toda la versatilidad para dar una nueva impronta a la noche de Posadas y convertirse en la Gran discoteca del día sábado”, explica mientras afuera la pertinaz llovizna recuerda a cuando Bruce Waine sacaba de la galera un nuevo gadgtet para que Gotham City fuese un sitio mejor.

Claro, con la mirada aguzada por tantos años, se tomó su tiempo antes de dar este paso. “El lugar está abierto desde hace un año. La idea fue ir madurando de a poco y hacer una lectura de la viabilidad. Hoy tenemos una estructura consolidad, trabajando bien y con un equipo humano capacitado. Eso, sumado a toda la tecnología que se le va a poner y un refresh de la decoración para que la gente esté cómoda y los sponsors se puedan lucir, harán que UMMA se convierta en el lugar diferente para que todos se encuentren en las noches del sábado”. 

Y sí… a la noche de Posadas le hace falta una gran discoteca, y llenar ese espacio vacío es una cuenta pendiente. “No hay que ser ingeniero para darse cuenta de esto. Hoy el que quiere salir a bailar debe pensarlo muy bien antes de decidirse, y no justamente porque le sobren opciones. UMMA viene a ocupar un espacio que quedó vacante y apunta a convertirse en ese lugar de encuentro para todos aquellos que se quedaron sin su lugar para ir a bailar y divertirse con amigos con todo el confort, tecnología y seguridad un sábado a la noche”.

Al margen de la estructura y tecnología, lo que define a un boliche es la música y el “ambiente”, esa cosa abstracta e indefinible pero que puede elevar un lugar a las estrellas o sumirlo en la intrascendencia. Allí es donde entra ese sexto sentido que tienen los DJs con muchas noches encima, esa llama que los ilumina para ver los rostros en la oscuridad y saber qué es lo que la noche pide para verse completa… Lo que la gente busca es diversión, y yo quiero que la gente venga a divertirse, algo tan simple como eso. Si podemos lograr que lo hagan con la mejor calidad de música, sería lo ideal, para eso tenemos Juanca Horodeski y Carlitos Silva, los DJs residentes, que son los que van a marcar el rumbo de la música”.

c_186_124_16777215_00_images_2017_UMMA.jpg

 

NOS PONEMOS SERIOS…

Misiones es una plaza compleja. Yo creo que hoy las bandas que saben que por sí solas convocan, como Las Pelotas, La Renga o La Beriso, tienen una manera de trabajar bien definida: un productor local que sólo se debe encargar de que salga bien el evento y casi sin correr riesgos, porque es seguro que van a convocar a la gente. Hay otro sector de bandas en que sí hay que ponerse el overol y pelearla. Si quiero traer a Divididos sin que estén de tour, sería imposible porque no dan los costos. En esto tiene que ver tanto la realidad económica como la cantidad de eventos masivos y gratuitos que se realizan y que no suman más que a unos pocos. Los músicos locales pueden dar cuenta de ello. Hace unos años traje a Vilma Palma, y aún teniendo toda la técnica (el sonido y las luces) tenía que vender mil entradas (por ese entonces salían $50) para salir empatado. Al mes vinieron al Casino con entradas a $20. Con una realidad como esa se hace difícil para los productores realmente independientes, los que no dependemos del gobierno.

Sigue Flavio.” ¿Qué es el apoyo oficial? ¿Qué no me suspendan un evento? Desde la parte oficial uno no recibe ningún tipo de colaboración. Para hacer cada espectáculo me encargo de tener absolutamente todo en regla. En el último año he traído artistas de jerarquía, incluyendo a siete DJs internacionales, pero nadie ofreció nunca una mano para que la noche siga creciendo. Estas cosas le dan brillo a una ciudad que se pretende convertir en turística, pero nunca hubo un acercamiento del tipo “Flavio, ¿cómo podemos colaborar para que esto crezca?”.

La noche electrónica ATW / DTM (Antes de Time Warp / Después de Time Warp) Eso sucedió porque tenía a pasar, nadie sabía cuándo, pero sucedió y va a volver a suceder. En las fiestas electrónicas el problema no son los organizadores, ni los controles ni, mucho menos, la música electrónica, es la gente, la sociedad. Hasta que no se adopte un planteo real contra la droga estamos en el horno. Si se sigue escondiendo esta realidad no hay manera de acabar con el problema. Y eso sucede en los boliches de electrónica, de cumbia, de reggaetón y en todos los niveles sociales. ¿Cómo uno puede controlar si un pibe se toma unas pastillas (de dudosa procedencia) afuera y después tome alcohol y se te muera adentro? Nosotros tenemos todos los controles, los cacheos son exigentes, pero contra eso no se puede hacer nada. ¿Qué culpa tiene el dueño del lugar, o que la música haya sido Don Omar, Maluma o Cattáneo? El problema es mucho más profundo y nos muestra una realidad social. Nadie obliga a esos chicos a consumir algo, uno ni se entera de lo que hace cada persona.

Sobre las exigencias de seguridad, hay cuestiones que aunque a uno le parezcan odiosas, tienen una razón de ser; y como muestra, basta un suceso que le aconteció hace ya varios años, tantos que Diego Torres todavía tenía agitaba su melena al viento. Cuando sacó su disco debut lo traje al Club Mitre, y desde la producción nos pidieron poner un cordón de seguridad a la salida del Aeroparque. “Para qué, me dije, si nadie lo va a lastimar, el público será de chicas y jovencitas”. Después entendí por qué… las niñitas se le abalanzaron y le estiraban del pelo de una manera que nunca antes había visto.

 La llovizna gris despierta la inquietud de este redactor. Volverá a salir el sol? Todos los caminos conducen a Ciudad Gótica. El mate se está lavando y la entrevista finaliza con una última inquietud… 

 ¿Qué te falta para sentirte realizado como productor? Si UMMA sigue funcionando como lo está haciendo y se activa un poco más la parte de eventos, en los que mucho tiene que ver la cuestión económica en general del país, me siento totalmente realizado. Hoy esto es como una computadora con el salva–pantallas puesto, movés el mouse y se activa todo.

 NdelaR…  De jackpot, la pregunta que más de uno se estará haciendo si su DNI acusa menos de 25 millones… VOLVERÁN LOS LENTOS?

c_186_124_16777215_00_images_2017_phill.jpg

 

 

 

 

 

Jueves, 23 de Noviembre de 2017

Seguinos en Facebook!

803348
Hoy
Esta semana
Este mes
Todos
163
3382
20919
803348

IP: 54.80.169.119
Servidor: 2017-11-23 06:16:53